Sígueme

Twitter Facebook Pinterest Youtube G+ Tumblr LinkedIn Amazon Goodreads Lektu Podcast Contacto rss

jueves, 31 de julio de 2014

No juzguéis y no seréis juzgados

Bonito título, ¿a que sí? =) Sugerente, místico, prometedor, esas cosas. Hacía tiempo que no actualizaba este blog (es que estoy un pelín ocupada, como habréis podido comprobar si os ha dado por visitar mi web oficial en algún momento de las últimas semanas/meses/milenios :P pero sigo viva y cuerda, lo juro). ¿Qué pasa? Que este blog lo uso para cosas que no están estrictamente relacionadas con mi trabajo como escritora, y últimamente no hago otra cosa más que trabajar, trabajar y trabajar =/ de ahí que no tenga mucho que contaros por aquí. Peeeeero hoy vengo porque creo que es justo y necesario envainársela cuando hay que envainársela, y reconocer los errores cuando una comete uno, aunque sea venial :P

Veréis, hoy me ha dado por escribir esta entrada para prometer que no volveré a juzgar una historia (película, serie de tv, libro, comic, lo que sea) por su título y/o por su supuesto target (meaning el público al que se supone que va dirigida). Y, por extensión, que no volveré a prejuzgar una historia. Siempre he procurado no decir si algo es bueno o malo sin haberlo 'catado' antes (y, en el caso de no querer 'catarlo', al menos digo que no tengo los suficientes datos para juzgarlo), pero voy más allá: si alguien me dice que tal cosa es buena, al menos le daré una oportunidad antes de decidir si me va a gustar o no.


¿Que a qué viene esto? Pues a que esta última semana he recibido una lección de las buenas. Sabéis que escribo novelas destinadas a un público 'adulto', y que los libros que leo suelen estar orientados a ese público también (aunque no me niego a leer literatura juvenil, porque en lo que a libros se refiere ya hace mucho tiempo que descubrí que hay joyas maravillosas dedicadas a todos los públicos; este último mes, por ejemplo, me he zampado la trilogía The maze runner y la he disfrutado como una salvaje animal, y me ha parecido estupenda, dicho sea de paso). Pero en lo que a producto audiovisual se refiere soy un poquito más cerrada. Me gustan las pelis y las series de aventuras, pero de aventuras dedicadas a un público adulto. No quiero decir que tengan que tener ultraviolencia ni supersexo ni tacos a cascoporro, sino que siento un rechazo general por todo lo que esté etiquetado como "adolescente". ¿Por qué, si yo misma he reconocido muchas veces que pienso seguir siendo una adolescente hasta que cumpla los 90 (en el caso improbable de que llegue a esa edad)? Pues porque, en general, los productos audiovisuales destinados a ese público son un insulto a la inteligencia de los adolescentes y de todo ser humano con un poquito de neurona en la cabeza =( historias simplonas, actores horriblemente malos, ambientaciones y efectos para pegarse un tiro o veinte, diálogos que llaman al asesinato ritual, clichés, tópicos, y sobre todo la sensación de que, a juicio de los productores y guionistas de según qué engendros, los adolescentes sólo tienen en la cabeza dos cosas: besitos/corazones y ser la reina del baile si son chicas, meterla en la jefa de animadoras y cacaculopedopis si son chicos. Y eso me parece de un simplismo insultante. Así que no suelo ver pelis o series que estén dedicados a ese público, porque como adolescente vocacional que soy (a mis 37 años, sí, qué pasa) me entran ganas de dedicarme a matar gente usando como arma de destrucción masiva una patata afilada.

Y aquí es donde viene el momento en el que yo me la envaino ;) El otro día andaba estresada y muerta de asco por todo el curro que tengo pendiente y el que llevo ya a mis espaldas, y decidí que necesitaba una serie para desintoxicarme por las noches, a esas horas en las que tengo que sujetarme los ojos con celo para que no se me caigan de la cara dando brincos de pánico por todo el tiempo que los he obligado a estar muy pendientes de la pantalla blanquísima del ordenador (blanquísima porque lo que tengo abierto es un documento de word, claro xD). Y no tenía serie que me apeteciera ver. Sí, hay un montón, pero lo que necesitaba era una serie que me relajase y me dejase la mente en blanco, no algo duro, seriote y filosófico que me hiciera pensar todavía más. Y mirando por ahí así al azar me dio un pronto y me dije: "Pues voy a ver ésta, que total fijo que me echo unas risas aunque sea de puro WTF".

La serie en cuestión era Teen Wolf.

Coña, es que lo tenía todo para parecerme lo peor. Para empezar, el título. Teen. Pues empezamos bien. El "adolescente" así en gordo y grande, que ya canta a chorradas de instituto y animadoras de falda corta de aquí a Sri Lanka. Para seguir, el tema: hombres lobo adolescentes. Madre mía madre mía, y el careto inexpresivo del menda-lobo de Crepúsculo apareciéndoseme delante de los ojos como en una de mis peores pesadillas. Para continuar, que la serie es de la MTV. Y la MTV tiene muchas cosas buenas, pero no precisamente las series que suele producir. Vamos, que no sé cómo tuve las narices de cascarme el primer episodio con todas esas pistas que me iban chillando NO TE VA A GUSTAR NO TE VA A GUSTAR VA A SER HORRIBLE NO TE VA A GUSTAR.

No volveré a juzgar una serie por el público potencial, por el título y por lo que yo crea que va a ser.

La serie es estupenda. Vale, quizá no para cincuenta Globos de Oro, pero es estupenda. Ok, quizá no. Quizá sólo sea que no tiene pretensiones y, precisamente por eso, las alcanza xD Muy entretenida, con un ritmo fabuloso, tramas ágiles y bien llevadas, cliffhangers que te obligan a seguir viéndola como si fuera una droga (a ratos alucinógena), muy poquito corazoncito rosa y cero chistecito tonto de cacaculopedopis, acción, chispa, diálogos ingeniosos, unos efectos que quizá sean un poco cutrecillos en sus inicios pero eh, ¿no lo son los de Doctor Who, y adoramos esa serie? Y sobre todo, algo que me dejó patidifusa desde el minuto uno: los actores. O____o ¡Son decentes! Es más, ¡son buenos! ¡Incluso los actores más jóvenes!, iba yo diciendo mientras veía cómo el prota se convierte en hombre lobo allá por el minuto cinco. Caray, seguía yo diciendo, ¡son muy buenos! Y seguir avanzando y darte cuenta de que los actores adultos lo hacen con bastante dignidad, los actores adolescentes lo hacen muy bien, y uno en concreto, que es el amigo-sidekick-camarada del prota, es sencillamente magnífico. Pero magnífico con todas las letras, vaya. No sé si le han dado ya algún premio, pero por todos los dioses que le den cuarenta de mi parte ya mismo, que luego voy y los pago.

Total, cuarenta y ocho capítulos en cinco días que me he merendado así sin empujar con pan. Y me he quedado con unas ganas de que acabe ya la temporada 4 para zampármela entera que no sé si me explico. Y además, como efecto colateral, mi hype por la adaptación cinematográfica de The Maze Runner (trilogía de la que hablaba al principio) se ha incrementado hasta alcanzar la masa crítica, porque resulta que (yo siempre a la última) me he enterado de que el prota de esa peli es justo el chaval que me ha dejado boquiabierta y ojiplática después de pasar de ser el personaje-de-apoyo-del-protagonista a comerse Teen Wolf con patatas, actores jóvenes y adultos y guionistas y cámaras incluidos. Que, curiosidades de la vida, el otro día veía el trailer de esa peli y expresé (ilusa e inocente de mí) mi desconcierto por que las adolescentes de hoy no tuvieran ya dos millones de clubs de fans moja-bragas dedicados al tío ese y sí a otro del que no voy a hablar porque me da un poco de urticaria, y ahora mi punto de vista ha variado considerablemente al comprobar que el tío en cuestión no sólo es monillo sino que encima se desenvuelve delante de una cámara como si esto de petarlo actuando fuera algo que le regalaron por Reyes cuando cumplió los tres años. (Pensamiento así a vuelapluma: si no hay club de fans histéricas de este chaval, ya si eso lo creo yo, ¿eh? Que una es mayorcita pero no insensible xD)

Así que no volveré a juzgar. Noooo volveré a juzgar. Y si os apetece una serie entretenida y divertida y enganchante y emocionante para este verano, en serio, dadle una oportunidad: igual no es Juego de Tronos, pero qué buenísimos ratos me ha hecho pasar la serie de las narices. #MuyFan #MyFeelings =)